Beneficios de la dieta zen

Se cree que esta dieta fue iniciada por los monjes budistas, el plan de alimentación de la dieta Zen está basado en una amplia lista de normas estrictas que se deben cumplir, debido a que en esta cultura matar está prohibido, no se ingiere ningún tipo de carne ni pescado. Las comidas deben ser también un equilibrio d la energía yin, caracterizadas por ser comidas frías y oscuras, y de la energía yang, que son comidas calientes y de colores vivos.

Además de esto, deben ser preparadas equilibrando los cinco sabores, con los cinco colores y adicionalmente el empleo de cinco modos de cocción. Estas dietas apoyan el consumo de infusiones herbales que ayuden a sobrellevar la sensación de hambre con productos naturales como el terfamex.

Los practicantes y defensores de la dieta zen, lo ven como una forma de vida en lugar de una dieta de moda, pero esta es sin duda alguna una de las dietas más restrictivas.

Se centra en alimentos simples, menos procesados, orgánicos y frescos, una opción más saludable y más sostenible en comparación con otras dietas.

La salud mental y emocional, así como la física, están directamente asociadas con la alimentación, de la misma manera que el sobrepeso es provocado por ansiedad y estrés

El objetivo principal del plan de alimentación zen, es proporcionar diversas alternativas para despojarse así de los malos hábitos adquiridos. Podría ser considerada una terapia espiritual y física, además de ser sana y saludable, lo cual ayuda a recobrar la salud. Contribuye a mantener el equilibrio del cuerpo y la mente, ya que exige un ritual de cocción que no altera el equilibro antes mencionado.

La cantidad de alimentos consumidos depende de la edad, sexo, estado psicológico y físico, clima e incluso la propia estación del año en que se encuentra la persona que realiza esta dieta. El alimento debe ser lo más natural que se pueda, se recomienda elegir alimentos de cultivo ecológico en caso de los vegetales. Los alimentos manipulados industrialmente se consideran alimentos adulterados al igual que las grasas saturadas o el alcohol.

La dieta zen potencia además el consumo de té, debido a que con esto se logra limpiar el organismo. La cocción de las comidas debe ser cuidadosa, una cocción lenta es el factor yang, ya que calor aumenta la fuerza yang de algunos alimentos o incluso para ayudar a reduce el exceso de yin. El cereal más recomendado es el arroz integral, debido a que es un alimento equilibrado, a este le siguen el centeno, el trigo, el maíz, avena y cebada.